10 INDIVIDUOS QUE DEBERÍAN ESTAR PROHIBIDOS EN UN BAR

INDIVIDUOS QUE DEBERÍAN ESTAR PROHIBIDOS EN UN BAR

En todos lados podemos encontrarnos a la típica “gente pereza”. Se caracterizan por creerse la leche pero en verdad dan por saco a todo el mundo aunque cuentan que incluso se les puede llegar a querer si se intenta mucho… Pues bien, si  ya de por sí existe “gente pereza” imaginaos la pereza que pueden llegar a dar en un bar… Por eso hemos intentado recopilar un breve repertorio de  este tipo de gente. Prueba a ver si le pones cara a algún número y si hay narices, mándaselo 😉

1. El/la ``mosquita muerta``

Todos conocemos a alguien que siempre dice que no ha estudiado nada, que es más, se ha mirado el temario por encima mientras llegaba el metro y luego cuando reparten exámenes le han plantado un 9. ¡Joder, vamos todos en su vagón a ver que tipo de anfetas reparten!

2. Donde dije digo, digo Diego

El/la de… “estos son mis principios, pero si no le gustan aquí tengo otros”. No se si os ha pasado tener la típica conversación súper profunda y filosófica eterna (que se suelen tener de madrugada, cerveza en mano y en un bar, Penalti por ejemplo) y minutos después de que parezca que por fin habéis conseguido arreglar el mundo entre los dos, le escuches de fondo en otra conversación argumentando justamente lo contrario.

3. Te lo juro por Bukowski

El/la posturitas intelectual. Claro que leer es sexy, claro que no hay nada más atractivo que un coco con criterio e inquietudes, y por supuesto la revista Jot Down es el mejor invento desde la Coca Cola…si hasta aquí, todos de acuerdo. El problema es cuando te mira como si fueras súper Mainstream por no conocer todo el repertorio cinematográfico de Takeshi Kitano, o por no admirar la obra de Umberto Boccocioni. Parece que si no tienes a Bukowski en la mesilla, no te gusta leer.

4. ¡Ay! pero cuánta geta...

El/la de “yo pago la siguiente ronda”. Y esa ronda nunca llega. En serio, ¿no os parece que quedar de tacaño acaba saliendo mucho más caro? Todos hemos estado sin pelas en algún momento y siempre hay algún buen amigo que se apiada de nuestra necesidad imperiosa de ingerir cerveza y te acaba invitando. El problema es cuando siempre es el mismo reincidente. También los reconoceréis en circunstancias como “no me compro cajeta porque no fumo, pero me ventilo la tuya”.

5. El exhibicionista...

Ese que no se quita la camiseta porque entiende que es demasiado (y a veces ni eso), pero que no pierde la oportunidad de sacar el móvil y enseñarte su selfie en el espejo del gym donde se ve el resultado de su ultima sesión de crossfit. En serio, basta, estoy bebiendo cerveza tranquilamente.

6. Cagaprisas no. Gracias

El que a determinada hora empieza a repetir en bucle “venga vamos a salir ya que si no, no entramos” cada 5 MINUTOS. Hay gente que no entiende que muchas veces la mejor noche de tu vida te la puedes pasar simplemente yendo de bares. Que muchas veces quedarte hasta las 3 hablando tranquilamente con un mini y colegas en un bar es mucho mejor que pagar por entrar en un antro donde no se puede ni hablar. Claro que mola salir de fiesta (MUCHO), pero cada plan tiene lo suyo.

7. Osea, no molas

La que no reconoce que su bolso de Gucci es del rastro. Vamos a ver, que es igual de ideal y encima te ha sobrado dinero para invitar a una ronda de chupitos ¿Cuál es el problema? Lo ridículo de las imitaciones es cuando niegas que lo son.

8. Venga va, si a ti qué más te da...

El que no se despega del camarero suplicando chupitos gratis. Todos hemos intentado echarle morro y sacar nuestros mejores encantos a pasear. Pero se me ocurren mil formas mejores de pasar la noche que comiéndole la oreja al camarero para que se salte las “normas del jefe” y te invite a toda clase de alcoholes que se te antojen.

Cenas con Barra Libre

9. La lista infumable

La lista que quiere colarse en el baño. Debería ser además, motivo de expulsión inmediata y deberían tener la entrada vetada por los siglos de los siglos, amén. Todos hemos dejado pasar por delante voluntariamente a alguien que llega muriéndose a la cola del baño, pero de ahí a que llegue la lista de turno a colarse… como explicarte que POR ENCIMA DE MI CADÁVER.

10. Siendo francos...

Al que no le gusten los animales. Si, así de simple… si no te molan los animales, no se que haces con tu vida, tampoco se que haces en un bar… mejor en casita y solo. ¡Además ahora en los mejores bares dejan entrar a perretes!

Seguro que muchos te son familiares, igual hasta te identificas con alguno… ¡quién sabe! Si se te ocurre algún prototipo más de “gente pereza” nos encantará saberlo.

Comments(0)

Leave a Comment